Los datos reflejados en el último informe de Mutua Madrileña sobre siniestralidad en accidentes de tráfico son bastante reveladores. Desde 2010 hasta 2014 los resultados han mejorado año tras año. Sin embargo, a partir de esta fecha, las cifras se revierten y se tienen preocupantes resultados en algunos casos.

 

Esto pone en evidencia las medidas impulsadas y establecidas por el Gobierno de España, que, si bien, parecían dar sus frutos en años anteriores, aparentan ser insuficientes -o más bien ineficientes- en la actualidad. ¿Qué estaremos haciendo mal?

 

Del mismo modo, la seguridad pasiva de los vehículos no está haciendo ningún bien, pues parece ser que la confianza del conductor aumenta hasta relajarse demasiado. Así mismo, el aumento en el uso del coche y otros vehículos parece que también tiene mucho que ver con estas estadísticas.

 

Hasta 2014 la tendencia en cuanto a siniestralidad había mejorado , en este informe podemos ver cuanto.

 

Antes de entrar en materia, para hacerte conocedor de la situación y a modo de resumen previo: desde 2010 y hasta 2013, la mayoría de estadísticas han mejorado cada año, reduciéndose el número de accidentes, heridos, heridos graves y fallecidos, algo que realmente no se veía desde hace tiempo. Sin embargo, esta tendencia se invirtió en 2014, enturbiando unos resultados muy prometedores y dejando con mal sabor de boca un informe que llevaba décadas sin pintar tan bien.

 

La siniestralidad por accidente de tráfico española en cifras

 

¿ Peatones que pasan por donde no deben, conductores poco atentos a la calzada, o un poco de cada?

 

2013 acababa con una reducción del 16,5% en el número de accidentes de tráfico en relación al fin de año de 2009. Eso nos indica que, año tras año, el total de accidentes en carretera descendía un 4,1% de media. Sin duda, uno de los mejores resultados que vamos a leer en este artículo.

 

Sin embargo, 2014, por el claro aumento en el uso de vehículos, se convierte en el año de la siniestralidad, volviéndose negativos todos estos avances.

 

Los atropellos han aumentado hasta alcanzar prácticamente el 15% desde 2010, esta vez con un aumento más o menos paulatino.

 

En zona urbana, además, siguen a la cabeza los “besitos” por detrás por no respetar la distancia prudencial para no colisionar. Le siguen, en cuanto a actuaciones inadecuadas, el cambio de carril y las entradas y salidas incorrectas en rotondas -algo que parece que pocos aprendimos correctamente en la autoescuela-.

 

Heridos y víctimas

 

Del mismo modo que en el caso anterior, de 2010 a 2014 se redujo el número de heridos por accidentes de tráfico en un 4,8% y en 2014 se volvió a aumentar el número de estos hasta los 10.268, lo que supone un crecimiento del 1,8%.

 

Los heridos leves en estos 5 años pasan del 76,6% al 86,3%, es decir, el porcentaje aumenta casi un 2% cada año.

 

De los heridos graves, por su parte, tenemos que decir que se ha ido reduciendo su número hasta lograr un 15,5% menos de ellos en 2013 respecto de 2010. Sin embargo, el 2014 nos vuelve a estropear las estadísticas, aumentando en 183 el número de estos respecto al año anterior, aunque, si bien, siguen siendo menos que los habidos el primer año estudiado en este informe.

 

¿Deberíamos tomarnos esto como algo positivo entonces? Pues, a fin de cuentas, desde el anterior informe de la Mutua a este sí ha habido una pequeña mejora.

 

El peor de los aspectos al hablar de siniestralidad vial, por supuesto, siempre son las muertes. Y es que la tendencia de los últimos años era, sin lugar a dudas, la más esperanzadora de todas. En 4 años el número de víctimas mortales por accidente de tráfico se había reducido un 32,2%, siendo un total de 798 a final de 2013. Y, una vez más, 2014 revierte estos resultados, llevándose en la carretera a 31 fallecidos más que el año anterior.

 

Conductores : cifras que sorprenden

 

En los años en los que la siniestralidad ha descendido, la responsabilidad del conductor hacía lo propio en todos los grupos de edad, sin excepción. Eran los jóvenes los que más destacaban, con un descenso de hasta el 27% respecto al primer año del informe de la Mutua Madrileña sobre siniestralidad vial.

 

Sin embargo, esta buena noticia no se debe a un aumento en la prudencia y concienciación de los conductores en general y de los jóvenes en particular, sino que tiene un trasfondo económico en el que el descenso en el uso de vehículos a motor se hizo más que evidente, coincidiendo, no casualmente, con que se dio entre los conductores más jóvenes.

 

Entonces, ¿son los jóvenes quienes cometen un mayor número de imprudencias? Para corroborar esto, el aumento del uso de coches en el sector joven trae consigo un empeoramiento generalizado en los resultados de 2014, tal y como hemos podido apreciar. Sí, ha sido el sector que peores resultados ha mostrado, seguido del de rango de 51 a 65 años de edad. Lo cual confirma, una vez más, que, desgraciadamente, los accidentes de conducción tienen mucho que ver con la edad.

 

Si hablamos de siniestralidad por accidente de tráfico son siempre los jóvenes y los más mayores quienes presentan peores resultados.

 

Esto nos lleva a considerar, por supuesto, la creación de campañas específicas para una u otra edad, pues las cifras no nos engañan.

 

En cuestión de género, ¿quiénes crees que ocasionan más accidentes: hombres o mujeres? La diferencia entre infractores se va reduciendo, si bien, siguen siendo los hombres los más temerarios, con un porcentaje algo mayor respecto a las mujeres: un 13%.

 

 

Como decíamos al inicio, este informe nos indica que la evolución de la siniestralidad por accidente de tráfico no es nada buena, si bien, a excepción del 2014, se estaban consiguiendo unos resultados beneficiosos año tras año, lo que nos lleva a pensar que es posible un aumento en la responsabilidad de todos los implicados.