Sufrir un accidente de tráfico siempre es motivo de preocupación y causa de problemas, pero hay casos en los que los accidentes se consideran más importantes debido a los daños y perjuicios que se sufren como consecuencia de los mismos.

Tener cuándo son los accidentes más importantes es fundamental ya que según la gravedad de los daños por accidente se emplea el baremo con el que se calcula la indemnización por accidente. Cuando son los accidentes más importantes, la indemnización que la víctima percibirá será más elevada. Cuanto menor es el nivel de importancia del las lesiones por accidente, más bajo será el baremo para la indemnización correspondiente.

Por orden de importancia  son los casos cuándo son los accidentes más importantes:

Cuando hay fallecimiento

En caso de que, como consecuencia de un accidente de tráfico haya víctimas mortales, se considera la mayor importancia del accidente. En este caso la indemnización la percibirán los familiares de la víctima.

Para el cálculo de la indemnización, en el baremo se tendrán en cuenta factores como el grado de parentesco con la víctima, la edad del fallecido y el número de personas que tuviera a su cargo. También se valoran otros factores personales o familiares. En este caso, se puede percibir una indemnización única o el juez puede establecer una indemnización en forma de pensión que los familiares percibirán de forma vitalicia o durante el tiempo que corresponda según la situación.

Por ejemplo, en caso de fallecimiento, si la víctima tienen hijos menores de edad, estos podrían percibir una indemnización en forma de pensión hasta los 21 años.

Cuando hay lesiones que causan la incapacidad permanente total

Se considera incapacidad permanente cuando, como consecuencia del accidente vial, la víctima pierde la capacidad para desempeñar su trabajo o para desarrollar actividades de su vida cotidiana sin posibilidad de recuperación.

Al producirse una incapacidad permanente total, no encontramos ante uno de los casos cuando son los accidentes más importantes ya que la víctima se verá afectada personalmente y/o en el desarrollo de su actividad laboral como consecuencia del accidente y, por lo tanto, el baremo tiene en cuesta esta situación y la indemnización será mayor.

Cuando hay lesiones  que causan una incapacidad permanente no invalidante

Una lesión permanente no invalidante es aquella en la que la víctima ve reducida su capacidad para desempeñar su trabajo o su actividad habitual como consecuencia de lesiones que producen mutilaciones o deformaciones.

En este tipo de lesiones por accidentes, se considera que la víctima puede seguir desarrollando su actividad habitual, aunque con una limitaciones. En el baremo se tienen en cuenta estas dificultades para establecer la indemnización a la que la víctima tendrá derecho.

Cuando hay lesiones con incapacidad no permanente

Las incapacidades no permanentes son aquellas que impiden que la víctima pueda desarrollar su actividad habitual durante un periodo de tiempo. En esta situación se incluyen, por orden de importancia:

  • Días de hospitalización: Son aquellos que la víctima permanece el hospital recuperándose de lesiones importantes. De estos días en el hospital se derivan gastos directos de hospitalización y tratamientos, más días de baja laboral.
  • Días impeditivos: Son aquellos en los que  la víctima aun no se ha recuperado del accidente y no puede realizar su actividad habitual o su actividad laboral. En este caso, se tienen en cuenta la pérdida de días de trabajo y los gastos derivados de la recuperación de las lesiones.
  • Días no impeditivos: Los días no impeditivos son aquellos la víctima ya puede trabajar o volver a sus actividades, aunque aún necesita tratamiento o atención médica.

Este tipo de lesiones también están recogidos en el baremo, y se calculan en base al tiempo y las características, pudiendo producirse todas las situaciones, o solo alguna de ellas.

Cuando un accidente tiene consecuencias graves o muy graves, es importante saber que la víctima y los familiares tienen derecho a una o varias indemnizaciones.

Sin embargo, optar a la máxima indemnización  es un proceso largo y complicado en el que hay que gestionar trámites con distintos organismos y llevar un bueno control de la documentación a presentar. Por ello, para saber qué indemnización corresponde cuando son los accidentes más importantes hay que buscar el asesoramiento y la ayuda de un equipo de expertos en accidentes de tráfico y en la reclamación de indemnizaciones que agilice el proceso y logre que la víctima consiga la indemnización máxima a la que tiene derecho.